La impotencia se puede definir como una permanente falla en lograr o mantener la erección necesaria para una relación sexual satisfactoria. La impotencia no es una enfermedad, sino mas bien una condición médica, a menudo referida como “Disfunción Eréctil” (DE). Existen grados variables de la disfunción eréctil. Puede consistir en una incapacidad completa para lograr la erección, o conseguir mantener la erección sólo por un corto periodo, o tener una capacidad inconstante para lograrla. La impotencia también puede estar referida a otros problemas sexuales, como la falta de deseo o la infertilidad, pero la DE se refiere solamente a problemas de erección.

Aunque comúnmente la impotencia se relaciona con los años, no es una condición exclusiva de una edad avanzada. Estudios recientes indican que en Estados Unidos mas de treinta millones de varones tienen DE y que mas del 50% de hombres de edades entre 40 y 70 años sufren de algún grado de disfunción eréctil.

Causas de la Impotencia

Hay numerosos factores que pueden conducir a impotencia y pueden clasificarse ampliamente como causas fisiológicas y causas psicológicas. Una erección se obtiene como resultado de una serie de acciones y cuando esta secuencia es afectada en cualquier punto, resulta en impotencia. Alrededor de un 90% de las causas existentes que causan impotencia se deben a algún tipo de problema físico, como daño debido a heridas o intervenciones quirúrgicas, desordenes hormonales, obesidad, enfermedades, incluyendo la diabetes, alcoholismo como asimismo a efectos colaterales de los medicamentos. Otra causa física de la impotencia es el tabaco. El hábito de fumar afecta el flujo sanguíneo en venas y arterias, el cual es responsable de la erección. La incidencia de la impotencia también aumenta con la edad, pero no es típico.

Otra causa muy importante de la impotencia forma parte de problemas psicológicos, como tensión, depresión, ansiedad, sentimiento de culpa, incertidumbre y temor al fracaso, por nombrar unos pocos. Estos problemas psicológicos son casi siempre reflejos de la impotencia debida a alguna forma de causas físicas.

Tratamiento de la Impotencia

Hoy en día las personas están más concientes de las razones de la impotencia debido a la enorme cantidad de investigación realizada sobre el tema y a la facilidad de acceso a estos hallazgos. Una vez que la causa de la impotencia es cuidadosamente diagnosticada, resulta muy fácil tratarla con las múltiples opciones ahora disponibles. El tratamiento puede ser tan simple como cambiar tus hábitos de alimentación.

Si la causa de la impotencia es de naturaleza física, entonces el tratamiento involucra terapia con medicamentos, dispositivos de vacío y cirugía en algunos casos.

Las medicinas se pueden tomar por vía oral o inyectarse directamente en el pene. La primera droga y la más ampliamente usada para la impotencia es sildenafil, comúnmente conocida como Viagra. Algunas de las otras drogas bien conocidas son Cialis, Kamagra y Levitra.

La cirugía se efectúa habitualmente sea para restaurar las venas y arterias de modo de aumentar el flujo de sangre o para realizar ciertos implantes que ayudarán a lograr la erección.

El tratamiento psicológico es mejor hecho por un terapeuta o consejero experimentado, quien puede ayudar en el alivio de las tensiones o stress, la ansiedad y en otras causas.