Identificar la disfunción eréctil

La disfunción eréctil o impotencia sexual es un problema de salud que se a en los hombres cuando éstos tienen dificultades para lograr y/o mantener una erección lo suficientemente firme y duradera como para completar una relación sexual con penetración. Se considera que hay disfunción eréctil cuando el hombre tiene dichas dificultades incluso sintiéndose sexualmente excitado.

Muchos hombres experimentan problemas de erección en alguna etapa de su vida, bien sea durante la juventud o en la madurez. Sin embargo, no en todos los casos podemos hablar de disfunción eréctil, pues para ello el problema debe darse de manera repetida en el tiempo durante un largo período. Además, las causas de la disfunción eréctil pueden ser muy distintas, necesitando tratamientos distintos.

Detectar la disfunción sexual o impotencia

Disfunción eréctil orgánica o funcional: por problemas físicos

Algunos hombres experimentan problemas para lograr y mantener una erección aún estando excitados como consecuencia de otros problemas de salud. Esto suele ocurrir con problemas circulatorios o del sistema nervioso: hipotensión, hipertensión o problemas cardiovasculares. La impotencia también se da con frecuencia en hombres que sufren de diabetes, colesterol alto, abusan del alcohol o el tabaco, o están tomando algún otro medicamento con efectos secundarios.

Por tanto, la disfunción eréctil o impotencia es un indicador de que existen otros problemas de salud. En estos casos aparecen los problemas de erección incluso cuando se está excitado en solitario para masturbarse o cuando se tienen sueños eróticos al dormir. Una manera fácil de saber si los problemas de erección son de tipo físico es comprobando si por las mañanas al despertar se tiene o no una erección.

En tales casos, el único tratamiento posible son los medicamentos orales para la impotencia como Viagra, Cialis o Levitra, aunque puede que simplemente tratando el problema de salud causante note una mejoría.

Disfunción sexual psicógena o de tipo psicológico

Muchos hombres, sobre todo aquellos con menos experiencia sexual, experimentan problemas para obtener y mantener una erección cuando están con sus parejas sexuales. Esto también ocurre en etapas de mucha presión psicológica, estrés, de problemas de pareja o de comunicación.

Para saber si sus problemas de erección vienen dados por causas psicológicas debe considerar su grado de confianza en sí mismo por un lado, y de confianza con su pareja sexual por el otro. En ocasiones la desconfianza, la vergüenza o la falta de deseo por la otra persona son el problema a la hora lograr y mantener una erección firme para la penetración.

En el caso de que usted tenga erecciones satisfactorias cuando se masturba o cuando se despierta por la mañana, lo más probable es que su disfunción eréctil sea de tipo psicológico. En estos casos el tratamiento más conveniente es la terapia psicológica con un especialista en problemas sexuales, aunque los medicamentos para la impotencia pueden ser complementarios.